Después de las elecciones

COMENTARIO ABIERTO
JOSE EMILIO LOBATO CORRIGEUX
Los resultados electorales han dejado varias lecturas que deben tomarse en cuenta; en principio es que las reformas realizadas al Código Federal Electoral reforzaron la confiabilidad los órganos electorales competentes y que la participación de los representantes de los partidos políticos y los ciudadanos que calificaron las elecciones dan una muestra de que quienes votaron saben que su voto no ha sido desaprovechado.

Lo anterior pone de manifiesto que las especulaciones que candidatos y dirigentes de los partidos políticos con relación a las encuestas donde cada quien se hacia triunfador, salen sobrando y la verdadera encuesta se da el día de las elecciones y lo mas importante es que la orientación de los resultados la definen los ciudadanos y nadie mas, es decir, el riesgo de la manipulación del conteo de los votos cada vez se reduce mas.

También es una realidad que faltaron propuestas por parte de los candidatos de todos los partidos y discursivamente fueron superados por sus dirigentes nacionales que parecían en realidad candidatos, el ife no organizó el anhelado debate y fue una televisora nacional la que reunió a los líderes del PAN, PRI Y PRD en donde la desesperación de Germán Martínez fue manifiesta y sin dificultad alguna Beatriz Paredes pudo superarlo en tanto que Jesús Ortega le hizo al moderado y se mostró mas como comparsa del panista que como dirigente partidario.

Por otra parte no debe soslayarse el sentir de un amplio sector de electores que fue a las casillas electorales a nulificar su voto, manifestando con ello el hartazgo contra las limitaciones a las candidaturas ciudadanas y que todo tipo de candidatura debe ventilarse a través de los partidos políticos registrados y que éstos no han cumplido cabalmente su compromiso social de ser interlocutores sociales ante los gobiernos y su función ha sido eminentemente electorera, pues además se han convertido en ínsulas de poder de grupos y castas privilegiadas en donde quienes resultan ser candidatos representan mas los intereses de esos grupos que el de sus correligionarios.

El 5.5 % que representa ese sector social no es cualquier cosa porque finalmente mediante su voto nulificado están manifestando un sentir que amplios sectores de la población también lo hicieron pero con su abstención, es decir los primeros lo hacen manifiesto de hecho y el resto con la apatía, aunque el sentimiento es el mismo ¿votar para que?, porque entre otras cosas ese porcentaje manifiesto en las casillas electorales y los que no emitieron su voto sienten que ni partidos ni candidatos ni gobiernos atienden sus necesidades sentidas y esto está generando un descontento que puede generalizarse y expresarse en una anarquía que pondría en riesgo nuestro régimen de gobierno, representan un 1.5 % mas de ciudadanos que el porcentaje alcanzado por los Partidos del Trabajo y Convergencia juntos e igualan los votos obtenidos por el Partido Verde Ecologista de México.

El cada vez mas acelerado proceso de dilución de la capacidad adquisitiva de las clases medias y populares , la creciente polarización social, el abandono y la pobreza en la partes suburbanas y el campo mexicano, son una clara muestra de que quienes ofrecieron reponer a los mexicanos un mejor nivel de vida, empleos y paz social no pudieron con esta responsabilidad y a la vera del camino, lo que encontramos es depauperación, millones de mexicanos sin ingreso y una sociedad amenazada por la delincuencia.

No es lo mismo ser una oposición combativa que gane posiciones políticas criticando las incapacidades ajenas que ser gobierno y atender las más recurrentes demandas sociales de seguridad publica, salud, empleo, educación y vivienda y sobre todo querer justificar sus desaciertos en los posibles errores del pasado.

La insatisfacción ciudadana es manifiesta y tiene que ser atendida, el PAN no cumplió las expectativas ofrecidas y hoy está padeciendo la reversión de su insensibilidad, el PRI capitaliza el descontento general y aprovechó su experiencia sin responder a actitudes rijosas y tendrá que ser reevaluado por la sociedad, de hecho su reposicionamiento se deriva de su tradicional voto duro y su estructura electoral que en esta ocasión funcionó a diferencia de las carentes estructuras de sus principales adversarios en especial el pan que sufrió además el efecto del desencanto y la apatía de los electores en unas elecciones intermedias y el PRD de Jesús Ortega que es el PRD de Calderón, por su entreguismo ha sufrido una estrepitosa caída que fortalece a López Obrador como la gran figura que capitalizó la mayor cantidad de votos que el partido del sol azteca ha tenido históricamente.

El desprendimiento que el perredismo seguirá sufriendo, aunque no lo parezca va a estar muy en función de la salida del tabasqueño y su cambio ya sea a Convergencia o el Partido del Trabajo, lo cierto es que la fotografía de hoy no es la misma que la del 2012 y habrán las mas sorpresivas alianzas. Mientras tanto las grandes decisiones políticas del país se han mutado del poder ejecutivo al legislativo y esto sí es saludable para la democracia, siempre y cuando los integrantes de la nueva legislatura entiendan que deben dejar a un lado las disputas políticas y de una buena vez se pongan a trabajar para crear las oportunidades que hoy reclaman los mexicanos.

Usted tiene la mejor opinión

No hay comentarios: