Protestan médicos y enfermeras

Xalapa, Ver. 22 de junio.- Trabajadores del sector salud estatal marcharon por varias calles de la ciudad de Veracruz con un ataúd a cuestas, en una especie de cortejo fúnebre, para denunciar que el gobierno estatal mantiene condenados a muerte a miles de ellos, que perciben menos de 25 pesos diarios como sueldo.

Los manifestantes, algunos con máscaras que simulaban los rostros del gobernador Fidel Herrera y del secretario de Salud, Manuel Lila de Arce, colocaron el ataúd, en cuyo interior estaba uno de los trabajadores, a mitad de la calle Juan de la Luz Enríquez, frente a las oficinas del mandatario estatal.

Denunciaron que cumplieron un mes de estar en plantón permanente en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada y ni así se ha cumplido el compromiso para entregar 7 mil 190 contratos permanentes, que hacen falta para un total de 12 mil plazas anunciadas por Herrera Beltrán desde principios de 2008.

“¡No somos delincuentes, cuidamos tu salud!”, gritaron por las calles los trabajadores, principalmente enfermeros y enfermeras de los hospitales públicos de esta ciudad, mientras realizaban la marcha fúnebre.

“¡No somos delincuentes, cuidamos tu salud!”


Con altavoces, los manifestantes recordaron que en febrero de 2008 el gobernador, Fidel Herrera Beltrán, anunció formalmente la entrega de 12 mil 500 plazas a los trabajadores del sector salud, y a la fecha solo 5 mil 310 empleados han recibido un bono en calidad de homologación de salario y algunos contratos permanentes.

“Pero no es lo que prometió, y los contratos se los quedaron personas de nuevo ingreso, allegados a directivos de hospitales, a funcionarios de la Secretaría de Salud y del sindicato de la misma dependencia, cuando hay compañeros que tienen hasta 20 años esperando una plaza”, denunciaron.

Refirieron que actualmente hay enfermeros y enfermeras que perciben un salario diario de 24.90 pesos, “lo que no alcanza ni para pagar una comida, ni mucho menos para comprar medicinas o pagar una consulta, porque además no tienen prestaciones médicas ni sociales; entonces esos sueldos son una condena de muerte”.

Pidiendo el anonimato para evitar ser despedidos de sus centros de trabajo, los enfermeros acusaron que los recursos, tanto federales como estatales, que se destinaron para la contratación de personal en la Secretaría de Salud, habrían sido desviados hacia las campañas de los candidatos del Partido Revolucionario Institucional.

“Los funcionarios estatales alegan que no hay dinero, cuando se dispuso de una partida para ellos desde el año pasado, y lo que sospechamos es que esos fondos fueron a parar a las campañas del tricolor”, denunciaron.

No hay comentarios: