La epidemia verdadera

Revelaciones
Margarito Escudero Luis

La epidemia verdaderaPareciera que las autoridades mexicanas exageraron en cuanto a las medidas tomadas para contrarrestar el ataque del virus de la influenza porcina que provocó, primero una epidemia en nuestro país.

Ante el bajo número de víctimas mortales, muchas personas dudan de que todo este aparato sanitario sea verdad. Sin embargo, la participación inmediata de la Organización Mundial de la Salud (OMS) echa por tierra cualquier suspicacia.

Y es que las noticias que se tienen de epidemias y de las pandemias que la historia tienen registradas dan cuenta de cifras muy elevadas de muertos y de víctimas que vivieron el resto de su vida con secuelas.

Por eso es necesario destacar que la función de las autoridades en este momento es la de organizar a la población y, en su caso a obligarla a acatar las medidas dictadas para evitar que el mal se propague y cause más estragos en la población, mientras que dichas medidas son establecidas por especialistas en el ramo de la salud.

Aquí debe intervenir la comunidad científica, y ésta es quizá, la más respetable de las instituciones que existen en el mundo.

Las versiones de aquellos alarmistas y opositores a ultranza del sistema político, en el sentido de un complot urdido internacionalmente para engañar y someter a los mexicanos, es una gran mentira que no tiene sustento, pues la sola intervención de la OMS habla de una pandemia real, en un nivel muy alto tomando en cuenta que el virus de la influenza porcina se ha propagado por el mundo entero, llegando en pocas horas hasta los lugares más recónditos del planeta, tomando en cuenta el lugar de origen del mal.

Sin embargo, existen algunas dudas razonables en cuanto a la información vertida por el Secretario de Salud que se contradecía cada vez que salía al público, pues en un principio reconoció que ya había más de 200 víctimas del mal, para que al final saliera con que solamente 8 personas habían muerto a causa de la enfermedad. La pregunta es inevitable ¿entonces de qué murieron lo demás?

Porque si no se aclara debidamente ante la opinión pública los pormenores del caso, la gente llenará los vacios de información con la imaginación y versiones contrarias que ya circulan por la internet. Es decir, si de 26 fallecidos, solamente 9 fueron víctimas del virus, los demás pudieron haber muerto de otra enfermedad, pero una sola; es decir que nutrieron de lo mismo, lo que hace pensar que es más mortal la otra “desconocida enfermedad” que el propio virus de la influenza.

Ante eso, el Dr. José Ángel Córdova debería tener más cuidado al dar sus conclusiones que, aunque no son definitivas, no debería de dejar eso huecos que se prestan a la especulación y mala leche de los enemigos del sistema.

Y no es que este servidor defienda al gobierno y todos los funcionarios actuales. Es justo reconocer que la labor realizada hasta el momento ha rendido resultados positivos, sin dejar de lamentar las pérdidas humanas, la forma como se organizó la estrategia fue definitiva para que la epidemia en México no fuera más grave.

En esto también tiene que ver la actitud asumida por la población, pues al acatar las disposiciones, finalmente redundaba en su propio beneficio.

Ante esta situación emergente, donde está en riesgo la salud y la vida de cada uno de los ciudadanos; a cada persona más le vale exagerar en la toma de precauciones y de acudir con algún especialista de su entera confianza para preguntarle sobre la veracidad de la contingencia; sin lugar a dudas que le darán la información necesaria.

No podemos soslayar el hecho de que la gran mayoría de la sociedad mexicana ve con desconfianza las acciones del gobierno, casi nadie le cree a los políticos de este país y cualquier cosa que hagan, en la que se involucre al pueblo mexicano, será visto con mucho recelo.Por lo pronto las cosas van saliendo bien, todos estamos poniendo lo que nos toca y los resultados ahí están.

Ojalá que esta sea una lección para todos, especialmente para la fauna política, porque en cuanto al pueblo se refiere, éste ha demostrado a lo largo de la Historia, ser solidario y participativo, aunque diputados, senadores y demás se empeñen en echarlo a perder.


No hay comentarios: