Dolor crónico y agudo: ¿Son lo mismo?

No todos los dolores se parecen pues los hay desde agudos, crónicos o somáticos. Asimismo, la duración de estas dolencias puede variar desde días o volverse permanente, pues hay personas que aprenden a convivir con ellas.

Es importante que la persona con diabetes sepa identificar las distintas formas de dolor, de esta forma estará mucho mejor preparada y a la más mínima sensación de molestia corporal podrá actuar oportunamente, con el propósito de impedir las nada agradables complicaciones.

Unos duelen más que otros

En la siguiente tabla observarás que no es lo mismo un dolor agudo que uno pulsátil; cada uno de ellos encierra características particulares.
¿Puedo controlar el dolor de la diabetes?

En lo que a la diabetes se refiere, para cada tipo de dolor existe un determinado tipo de tratamiento, pero es el médico el encargado de diagnosticar el fármaco indicado, claro está, dependiendo del nivel de molestia.

En el caso de los pacientes con diabetes es común que el doctor recete los llamados analgésicos centrales opioides de mayor potencia, esto en caso de que la persona en cuestión sufra de dolores neuropáticos. Las dosis pueden variar de acuerdo con el grado de dolor y pueden ser vía oral, intravenosas e intramusculares, generalmente utilizadas en dolencias muy severas.
También hay analgésicos untables, un ejemplo de esto son las pomadas para dolores leves y los parches de morfina, ambos efectivos para controlar el dolor.
Otro método es la estimulación nerviosa eléctrica trascutánea, utilizada en personas diabéticas con traumatismo nervioso.
Las infiltraciones y bloqueos, son otras técnicas que se aplican directamente en los nervios. Aquí son los mismos anestésicos o analgésicos los encargados de controlar el dolor una vez instalados en la zona intratecal de la médula espinal, cuyo objetivo es desaparecer los dolores sumamente intensos.

Los reservorios y catéteres son procedimientos utilizados para la aplicación continua de analgésicos; esto ayuda a que el paciente diabético no tenga que inyectarse a cada momento, por lo que es necesaria la aplicación de un catéter epidural por el cual se administra el fármaco cada vez que se manifieste el dolor.


También se encuentran los métodos alternativos, es decir, disciplinas en donde no se administran medicamentos, pero son utilizadas como terapias ya que en numerosas ocasiones el dolor está relacionado con el estado de ánimo de la persona. Dentro de estas técnicas se pueden nombrar a la acupuntura, los masajes, el yoga, el ejercicio, las técnicas de relajación o respiración, la homeopatía, entre otros procedimientos.


El dolor puede manifestarse levemente o de manera intensa. Independientemente del tipo de molestia, aconseja a tu ser querido que al menor síntoma de dolencia acuda su médico pues esto lo podrá salvar de complicaciones mayores.

Referencia informativa: Mellitus, diabetes, obesidad y salud, 2006, #10; pp. 8-10; Guía de la Clínica Mayo, Intersistemas, 2001, pp.26-28; www.diabetes.org Fuente: Departamento de Comunicación y Contenido, TodoEnSalud.org

No hay comentarios: