La desconfianza del pueblo


Margarito Escudero Luis
¿Cómo le hará el IFE para lograr la confianza total de la ciudadanía? Este es un gran reto, pues las personas que resultaron sorteadas para participar como funcionarios de casilla, o se niegan a participar o presentan reticencia para hacerlo.

El trabajo es grande, porque además habría que ver cómo se presentan los capacitadores del instituto, pues se ha dicho que éstos capacitadores son enviados por los partidos políticos y eso ya los haría representantes de los partidos y en el peor de los casos, como propagandistas.

Y es que, como reconoció Adrián Arredondo Cabrera, Consejero presidente de la 11 Junta Distrital, el entorno social hace que las personas desconfíen de todo. El ambiente político de bajísimo nivel, propiciado por las descalificaciones mutuas entre PAN y PRI, sacando secretitos del oponente y lanzando diatribas e insultos, pues no habla de una élite política con nivel académico y cultural aceptable.

La otra parte es el entorno de la inseguridad social, el enfrentamiento del gobierno con la delincuencia organizada, donde se ha sabido que funcionarios públicos de alto rango están coludidos con aquellos que están flagelando a la sociedad.

La otra parte de este problema lo representa el mismo IFE, pues la forma como se han dado tanto la conformación de la nueva estructura del instituto, como los últimos deslices que han sufrido y expuestos por los medios de comunicación nacionales, hacen que la sociedad vea con ojos de desconfianza todo lo que huela a política.

Crece la desconfianza
El enfrentamiento entre el PAN y el PRI, donde salió a relucir el apoyo del tricolor para reconocer el triunfo de Felipe Calderón y reconociendo en boca de Manlio Fabio Beltrones que el PAN perdió las elecciones presidenciales pasadas, hizo que los votantes se alejaran del escenario político y prefieren ser espectadores pasivos, dejando hacer a los políticos lo que les venga en gana y que no se metan con los ciudadanos y su forma de vivir; por eso a nadie o a muy pocos les interesa participar en el proceso electoral.

Además de todo lo anterior, se debe añadir que los diputados alcanzaron un enorme nivel de desprestigio. La visión que de la Cámara de Diputados tienen los votantes es la de un grupo de políticos que no resuelven nada, cobran altísimos y ofensivos salarios y sólo trabajan para beneficiase ellos mismos.

Con ese coctel, la única respuesta que se puede esperar de la sociedad, es la apatía, la no participación en los asuntos nacionales, el alejamiento y la desconfianza en las instancias oficiales.

Sin embargo, ese escenario no es tan malo para algunos. Realmente debemos ponernos a pensar quién o quiénes se benefician con el alejamiento de los ciudadanos de las urnas y de la participación activa en los asuntos nacionales, pues es innegable que a pesar de la ausencia de votantes, habrá un ganador.

Si las cosas siguen como van y el proceso electoral de junio se ve opacado por el abstencionismo, tendremos una cámara de diputados dominada por un solo partido, que en este caso podría ser el PAN y, los legisladores tendrían toda la libertad para hacer lo que se les pegue la gana, pues no tendrán un ascendente moral para ponerse a pensar en sus representados, dado que no habría votación, entonces no tendrían a quien responderle.

La sociedad ciscada
Un ejemplo de cómo la desconfianza ha ido creciendo entre la ciudadanía, se presenta con dudas hacia la autoridad. Muchas personas ven engaños, deducen que varias noticias son puestas en escena para distraer la atención hacia cosas que sí interesan, pero que son manipuladas, como el caso de la supuesta epidemia de influenza porcina que se ha hecho presente en los estados de México, Hidalgo y el Distrito Federal y extendiéndose rápidamente por el territorio nacional.

Se ha corrido el rumor que nada de eso es cierto, que se trata de una información tendenciosa usada como un distractor. La figura del chupacabras ha vuelto a aparecer en la imaginación colectiva como una comparación hacia lo que está sucediendo con el asunto de la influenza, pero ¿cómo se justifican los muertos?, además que las mismas autoridades se ventanearon cuando se hizo público la falta de vacunas contra esta enfermedad.

Eso es lo que corre en la calle, es lo que “la gente dice”, hacen uso de la habilidad de inventar cuando no tienen una fuente confiable de información. ¿Cómo la ve?

No hay comentarios: