Desmienten enfermeras supuesta entrega de 3 mil 500 plazas


Jalapa, Ver., 16 de abril. Enfermeras del hospital civil Luis F. Nachón y del Centro de Especialidades Médicas Rafael Lucio, en la capital del estado, bloquearon durante varias horas calles aledañas a ambos nosocomios para desmentir las afirmaciones del gobernador Fidel Herrera Beltrán sobre la supuesta entrega de 3 mil 500 contratos permanentes de trabajo.

Las manifestantes denunciaron que, por conducto del Sindicato de Trabajadores del Sector Salud, las presionaron para finiquitar los contractos anteriores a cambio de otorgarles bases contractuales, pero se quedaron sin prestaciones básicas y más de un año después la promesa no se ha cumplido.

“No tenemos seguro médico ni de retiro, vacaciones ni descansos; laboramos a destajo y, lo más incongruente: si nos enfermamos tenemos que comprar nuestras propias medicinas pese a que trabajamos en hospitales”, acusó Mariana Cortés, representante de las inconformes.

Citó el caso de Crisanta Rodríguez Domínguez, quien laboró 14 años en el hospital Luis F. Nachón y falleció a finales de marzo en la miseria. “La convencieron de finiquitar su contrato, como a todas nosotras, con la promesa de que venía una contratación permanente, pero nunca llegó, y la compañera enfermó de gravedad, no tuvo dinero para costear un tratamiento médico y murió”, narró.

“No tenemos seguro médico ni de retiro, vacaciones ni descansos; laboramos a destajo y, lo más incongruente: si nos enfermamos tenemos que comprar nuestras propias medicinas pese a que trabajamos en hospitales”:

Mariana Cortés, representante de las inconformes.


Previamente, al presidir un congreso médico con el titular de la Secretaría de Salud federal, José Ángel Córdova Villalobos, Herrera Beltrán aseguró que se han otorgado 3 mil 500 plazas permanentes para trabajadores del sector Salud en Veracruz. “Sólo se han entregado homologaciones parciales de salarios y nada más a unas cuantas personas, allegadas a funcionarios estatales o directivos de los hospitales. Menos de una cuarta parte de los trabajadores han sido beneficiados y el resto no tiene nada”, aseveró Cortés.

Señaló que Patricia Becerra Ramírez, jefa de recursos humanos del hospital Luis F. Nachón, presionó y engañó a los empleados para que aceptaran terminar sus contratos laborales y quedarse sin prestaciones básicas.

“Ella recibe instrucciones del secretario de Salud, Manuel Lila de Arce, y del gobernador. Así como están actuando en todo el estado. Nos dejan en la indefensión social y laboral”, dijo.

No hay comentarios: