Comentario abierto

JOSE EMILIO LOBATO CORRIGEUX
¿HACIA DONDE VA MEXICO CON CALDERON?

La presentación del paquete fiscal 2010 por parte del “sobrado” Secretario de Hacienda y Crédito Público Agustín Cartens ante el Congreso Federal evidencia en mucho la frágil aplicación de las políticas recaudatorias del Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa y la sumisa dignidad a los dictados del Fondo Monetario Internacional aunque en condiciones diferentes a las intromisiones de otros tiempos.

La caída de los precios internacionales del petróleo, llevaron a la necesidad por parte del gobierno Lópezportillista a solicitar empréstitos para equilibrar las finanzas mexicanas, de allí que el Organismo financiero diseñara un modelo de miscelánea fiscal mexicana a modo de garantizar la recuperación del empréstito a otorgar al gobierno mexicano de aquellos días.

A diferencia de entonces, hoy las recetas económicas son tendientes a preservar esta garantía de pago sin existir ningún crédito de por medio, pero si una crisis financiera que afecta a la economía mexicana principalmente en su eterna dependencia de los ingresos petroleros al utilizar este tipo de ingresos en el ejercicio del gasto corriente y soslayando a lo largo de los años la exploración de nuevos yacimientos y la inversión en la infraestructura petrolera hoy tan necesaria ante la declinación natural de los yacimientos tradicionales, lo que convierte la extracción de crudo en una operación de alto costo para la Paraestatal Petróleos Mexicanos.

Por otra parte, es de considerarse el grave y persistente problema del endeudamiento interno adicionado con la aprobación de la creación del entonces Fondo para la Protección del Ahorro Bancario, el cual desde el año de 1995 cuesta un promedio de 50 mil millones de pesos anuales a todos los mexicanos quienes fuimos condenados a pagar la deuda que no pudieron pagar los deudores reales de la banca, mas los que fueron agregados artificialmente a la lista para resultar beneficiados…en pocas palabras, de haberles resultado el negocio, las ganancias hubieran sido privadas, pero como el negocio no resultó, socializaron las perdidas ¡¡que barbaridad!!...

¿que no entienden los niños de Harvard y Yale que una cosa son las Teorías Económicas y otra la realidad mexicana? Resulta que salvamos a los banqueros que en vez de agradecérselo a los mexicanos, todavía nos encajan mas el diente y con la complicidad gubernamental, aparte de las elevadas tasas de interés, nos cobran cantidades estratosféricas por cobrarnos a través de la vía telefónica el uso de las tarjetas bancarias. Hasta donde recuerdo, constitucionalmente los impuestos sirven para que el estado cuente con recursos económicos para procurar la prestación de todos los servicios públicos y cabe la pregunta …¿son los bancos servicios públicos?... entonces porqué les estamos pagando sus fracasos financieros?... acaso cuando a algún particular no le resulta el negocio y no alcanzan a tener ganancias el fisco se los perdona?...¿verdad que no? Allá ellos que busquen como superar sus riesgos y ya no causen tanto daño a los mexicanos, esos 50 mil millones de pesos le están siendo mucha falta al pueblo de México para atender infraestrutura carretera, educativa, hospitalaria y a graves problemas de marginación social como los que se viven en los pueblos tarahumaras en Chihuahua, del Valle del Yaqui en Sonora, de los pueblos tzotziles y tojolabales en la Sierra Chiapaneca o en las comunidades indígenas de Zongolica y Soteapan en Veracruz, pero que en la actualidad estan sirviendo para que un grupo de “exquisitos” vivan como reyes, la verdad que no se vale.

Ojalá que aquellos que hoy pagan cifras millonarias en autopromoverse mediaticamente (esperamos que con sus recursos), eleven su voz para impedir que a los agentes productivos de este país, los que laboran todo el día todos los días, a los que les cuesta el pasaje diario para trasladarse a sus labores, a los que no cuentan con gastos de representación o que tienen que pagar el combustible de su automóvil (cuando cuentan con él), no tengan que pagar un gravámen adicional por los ingresos que esforzadamente obtienen o por lo que consumen para su alimentación y su salud.

Ojalá que los nuevos Diputados, levanten la mano, sí, pero para eliminar privilegios y dispendios y aprobar todos aquellos ordenamientos que impulsen una cultura tributaria en función de un sistema impositivo accesible y que aquellos que obtengan ganancias milonaria paguen sus impuestos y se elimine el tráfico de influencia, así como para que se aplique un régimen salarial prudente en todos los órdenes de gobierno y eliminen los sueldos elevadamente insultantes para los mas pobres de este país, en fin, que demuestren en los hechos de parte de quien están, si por el apoyo a un regimen fascista que no está construyendo un destino cierto para los mexicanos o por la construcción de una nación que cuente con posibilidades reales de integrar una forma de vida para los mexicanos...el pueblo estará atento, no queremos un FOBAPROA más.

Usted tiene la mejor opinión

No hay comentarios: