El año de Theurel

Samuel Pérez García
Marcos Theurel Cotero, Secretario de Comunicación del gobierno fiel, supuesto amarrado para la presidencia municipal por Coatzacoalcos por parte del grupo político cuya cabeza es Marcelo Montiel, tiene un año desgraciado. Hace unos meses lo zurró frente al gobernador un empresario que le reclamaba la devolución del diezmo por haberle cancelado unas obras.

Después lo vuelven a zurrar por carreteras mal construidas en todo el estado o por inconclusión de obras, tal y como han hecho habitantes de Jáltipan y Coacotla; más todavía por obras inconclusas como es el distribuidor vial ubicado a la altura de la central camionera en Coatzacoalcos, que quedó a medio construir y el añejo bulevar que se ubica entre Cosoleacaque y el Naranjito.

Como aderezo a su mala fortuna se le acaba de caer el puente ubicado entre las calles de Murillo Vidal y Lázaro Cárdenas en la ciudad de Jalapa. De ese modo, su carrera política se ve mermada por tanta corrupción e ineficiencia técnica en su responsabilidad de la obra pública estatal.

Pero el gobernador ni pío dice. ¿Le sabe tantos secretos al gobernador que éste no se atreve a removerlo ante tantas evidencias por corrupción e ineficiencia del cual da muestras evidentes el señor Theurel? Ahora los partidos de la oposición ya tienen demasiada bandera para la próxima campaña.

Por una parte, si lanzan de candidato por el PRI a Marcos Theurel existen grandes posibilidades que el PRI pierda la elección, frente a un PAN que no va a desaprovechar la oportunidad para refrescar la memoria de los ciudadanos de Coatzacoalcos, si es que el grupo montielista no recula y propone otra carta con mejor simpatía que el ya tatemado deficiente personero de la obra pública estatal.

Desde luego, que todos estos errores de ineficiencia y corrupción que están saliendo a la luz pública va a tener que obligar a pensar a Fidel Herrera, pues aún cuando el PRI haya ganado la mayoría de las diputaciones federales, eso no es garantía si, digamos, otro puente se vuelve a caer u otra obra pública sale relucir con toda la podredumbre con la cual fue elaborada.

Por lo pronto, y salvo que haya cerrazón en el grupo montielista, Marcos Theurel Cotero le quedan dos salidas: escabullirse de los reflectores públicos y sanear lo mal hecho en los cinco años de gobierno, o tendrá que conocer el Duport Ostión si ganara un gobernador opositor al PRI.

O a lo mejor aunque ganara otra vez el PRI, pues de que hay corrupción en la obra pública lo hay, y para prueba basta ese botón del puente caído y de las obras inconclusas y carreteras mal construidas. Pero ya que hablamos de puentesEn la colonia congreso de Cosoleacaque existe un puente construido en 1988 por Petróleos mexicanos y que sirve de vía de entrada entre la carretera federal y la colonia.

A ojo de buen cubero, sin tener de estudios la carrera de ingeniería ni haber pasado las materias a costa de comprar calificaciones como posiblemente lo hizo Marcos Theurel, [y también como dicen que hizo Guízar Valladares en su época de porro universitario] ese puente de acceso requiere urgente mantenimiento y estudio técnico para conocer la resistencia de sus materiales, pues por el transitan camiones de mucho peso, que antes no lo hacían; asimismo en periodos de lluvia, debido al fuerte afluente de agua que corre, la tierra de las paredes del arroyo se han venido deslavando y cada día se va hace más amplia el cauce del arroyo, lo cual va debilitando el concreto del puente, pues se va quedando sin el soporte de tierra que requiere.

Por eso los camiones pesados como los trailers llenos de combustible no deberían pasar por el mismo, pero debido a que Gladys Merlín destituyó a los Delegados Municipales, ahora no existe ninguna autoridad representativa del ayuntamiento que pueda sugerir propuestas para evitar que, un día menos pensado, el puente se derrumbe y ocasione con ellos pérdidas de vidas humanas.

Ante tal situación se le pasa corriente a la señora Presidenta, en espera de que le ponga atención, para que no vaya a suceder que así como Marcos Theurel le echa la culpa al chofer del tráiler por haber hecho caer el puente de Jalapa, lo mismo diga ella contra los muertos que ocurran si el puente de la colonia Congreso se desploma por exceso de peso.

Aquí esta la queja, pero sobre ella cunde el escepticismo, pues no creo que mi presidenta me haga caso.

Ella anda más interesada no en resolver problemas de la comunidad, sino los de su hijo hermoso, quien aspira a la silla presidencial o por lo menos una regiduría, si es que los guamazos se ponen muy pesados.Pero si por las dudas, Gladys Merlín le da mantenimiento al puente de la Congreso, en pago a esa dilecta atención sugiero que bautizemos esa obra con el nombre “Puente Miyito”, el cual deberá inscribirse en una placa de metal con letras en relieve, tal y como ella acostumbra a realizar cada vez que concluye una obra.

Y hasta un poema podríamos agregarle. Dicho poema podría decir así:

Con sus manos lo hizo
Y no recibió diezmo a cambio
Fue porque así lo quiso
Y no por ser muy sandio.

Cosoleacaque, Ver., año del poder familiar y del nacimiento del frente ciudadano contra la familiocracia.

No hay comentarios: