Resultado de ser una sociedad apática

Es tanta ya la desconfianza que existe entre la ciudadanía que ya nadie cree en nada. Solamente queda invocar a Dios y a todos los santos para que nos protejan de cualquier asalto, secuestro, atentado, levantón o que a algún genízaro nos ponga el ojo como si fuéramos un presunto narcomenudista.

Qué tristeza da que tengamos vivir en la zozobra, en esta incertidumbre de no saber si el siguiente muerto será el vecino o alguien de la propia familia.

Pero también sería bueno que echáramos un ojo al comportamiento que hemos tenido los ciudadanos en los últimos 35 ó 40 años.

Fuimos una sociedad apática, siempre nos dejamos llevar por los calificativos que daba la televisión a quienes participaban en movimientos sociales, en marchas y plantones o a quienes recurrían a la huelga de hambre o a cualquier otro medio para presionar a la autoridad y llamar la atención a la sociedad entera.

LA TV, haciendo eco de la opinión oficial, que nada de gracia le hacen las marchas y plantones, descalificaba a los participantes y magnificaba los errores que se cometieran durante el evento.

Así, aquellos luchadores por su propia causa, estaban solos. Y no solamente eso; sino abandonados por una sociedad injusta apática y manipulada.

Se permitió el soborno, el chantaje, la mordida, el chayote, el embute. Nadie dijo nada cuando el funcionario extendía la mano para agilizar algún trámite, nadie protestó cuando nos daban kilos de 800 gramos, nadie salió a las calles a protestar por el encarecimiento de las cosas, ninguna palabra de protesta de escuchó cuando nos aumentaron los impuestos, se permitió el fraude electoral, permitimos que los diputados hicieran lo que quisieran y cobraran lo que quisieran para darse vida de príncipes, dejamos que los líderes sindicales cobraran por permitirnos trabajar, la venta de plazas se hizo algo tan común que a nadie extrañaba.

Hacemos chistes de esta tragedia nacional y nos carcajeamos de las parodias televisivas, el pan y circo para el pueblo.

Esas autoridades transformaron al pueblo de México en sumiso, agachado y cobarde.

Todo eso se fue acumulando. Y dicen que tanto va el cántaro al río…

Hoy estamos solos, como los marchistas y plantoneros aquellos que mencionamos, permitimos que la policía se aliara con los delincuentes y ya no tenemos a quien recurrir. Estamos solos y esas policías, pagadas con el dinero de todos, que nos quitan en infinidad de impuestos, en medio de su ineptitud e ineficacia, sólo tendrán que señalarnos como presuntos delincuentes para aplicarnos todo el peso de la ley.

No en vano pretendieron desarmar al pueblo con el cuento de evitar la violencia intrafamiliar.
Les quitaron rifles y pistolas para que los delincuentes pudieran hacer su chamba sin tanto riesgo.
Hoy, ya nadie confía en nadie. Cualquier persona es sospechosa, a cualquiera le endilgan el mote de “zeta” y cualquier raterillo se hace llamar “zeta”.

Y algunos todavía creen o quieren hacer creer que con marchas silenciosas y vestidos de blanco, van a ablandar las fauces de la delincuencia.

A casi cien años de haber estallado la lucha armada en México, con la idea de hacer una revolución, el país se convulsiona.

Con un presidente que ha perdido toda autoridad, con una cámara de diputados y senadores que se erigen como los únicos que pueden hacer y deshacer en México, violentando logros nacionales que están consagrados en la Carta Magna. Con políticos señalados de estar aliados con el narco tráfico, con una sociedad inmersa en la corrupción, con sindicatos propiedad de unas cuantas personas, con trabajadores sometidos y corruptos, se ve difícil que surja una fuerza capaz de liberar a este país de las garras de la indiferencia, la apatía, la inseguridad, la corrupción, del PAN, del PRI, del PRD y de las rémoras de mini partidos que sólo están cobrando sin aportar nada.

Pero habrá celebración con bombos y platillos. Los nuevos terratenientes, los nuevos hambreadores, los caciques sindicales, los maestros ignorantes, los políticos vende patrias, irán a las tumbas de los próceres mexicanos para asegurarse de que sigan ahí, bien muertos.

Comentarios a mexmel@gmail.com

Sacudir la conciencia de cada ciudadano


El descrédito del PRD en la región, las amenazas de los líderes petroleros hacía los trabajadores, la falta de difusión y la creencia por parte de los dirigentes perredistas, de que la ciudadanía se derrite en simpatías por ellos, dio al traste con la consulta ciudadana en torno al tema de la Reforma Energética.
El problema es que los amarillos se niegan a aceptar que la ciudadanía les rechaza, se niegan a ver que la imagen del partido está por los suelos y ante esa negativa, no podrán planificar estrategias que les lleven a revertir esa posición.
Mientras, los grandes proyectos como el de la Consulta no alcanzarán un pleno objetivo y la sociedad seguirá en su rutina, en su desesperante quietud al permitir que el gobierno. Los líderes sindicales y empresarios, hagan de este país lo que quieran, mientras los extranjeros siguen aprovechándose de nuestra desunión.
Mucho trabajo hace falta para sacudir EN SERIO, la conciencia de cada ciudadano, de los estudiantes que rápidamente están siendo cooptados por el PAN, los obreros que son amenazados con despidos ilegales, o sea, asustados con el petate del muerto.

La UV en duda


Hace diez años, Víctor Arredondo llegó a la rectoría de la Universidad Veracruzana (UV) con un montón de planes para modernizar esa casa de estudios. Entre los cambios que se hieron en el primer rectorado de Arredondo, fue la introducción del examen de admisión a la licenciatura aplicado por el Centro de Evaluación Nacional (Ceneval), del que se dice, el mismo Arredondo es socio.
En todo ese tiempo, la única manera de ingresar a la UV era a través del examen de admisión mencionado y, aunque un alumno no quedara seleccionado para la carrera que había elegido, había otras oportunidades, como la lista de corrimiento, o la invitación a cursar otra licenciatura de las que en ese tiempo no estaban saturadas.
El método aplicado provocó que mucho estudiantes no tuvieran oportunidad de estudiar en la UV, se movieron los hilos de siempre, recomendaciones de diputados, presidentes municipales y otros personajes influyentes para intentar apoyar a algunos aspirantes. Al parecer ese truco no dio resultados y una vez que finalizaba el proceso, ya no había oportunidad de entrar a esa universidad.
Pero además, el examen de Ceneval porvocó muchas inconformidades y muchas dudas, pues alumnos que venían de la preparatoria con excelentes calificaciones y respaldados por compañeros, maestros y directivos de la preparatoria que fuera, por extrañas razones, no aprobaban el examen de Ceneval y por lo tanto no eran admitidos en la UV; mientras que estudiantes que en la preparatoria se habían destacado por NO llevar un historial académico decoroso, reprobados muchas veces y ausentistas, se les daba el pase para ingresar a la universidad estatal.
Legal o no, el hecho siempre despertó suspicacias.
Cada año miles de estudiantes aspiran a ingresar a la UV y sólo la mitad de casi 30 mil estudiantes quedan fuera, con el argumento de que la universidad no tiene capacidad para atenderlos.
A diez años de distancia, Ceneval cmete un "error técnico" y admite a 1600 alumnos que según los resultados de su examen, NO tenían derecho a ingresar y deja fuera a la misma cantidad de estudiantes que, según el mismo examen SI se ganaron el pase a la UV.
Ahora la UV "apechuga" y declara que sí tiene capacidad para admitir a 1600 estudiantes más.
El esunto dará mucho de que hablar, puesto que la culpa NO es de la universidad, sino de Ceneval y, a pesar que que ese centro evaluador ha admitido el error y lo pagará no cobrando 3 millones de pesos, no habrá una sanción legal, la UV no ha presentado denuncia judicial por daño patrimonial, por negligencia, por falta de profesionalismo o por lo que sea, pero no ha denunciado.
Entonces, toda la legalidad de que se habló en estos diez años, en los que ni recomendaciones aceptaban para ingresar a un estudiante, y la honestidad de los funcionarios de la UV y la calidad de la educación y todo ese rollo, ¿no sirvió para nada?

¿A dónde va el Mosaico de Culturas?


La presente administración no entró con el pie derecho en eso de organizar eventos culturales y populares, o no quiso entrar, o no los dejaron entrar con el derecho.
Solamente el carnaval adoleció de fallas en la organización, azuzados por la guerra entre las cervecerías que se pelearon a los consumidores a muerte y los pleitos de pandilleros ¿provocadores? ¿Enviados?, que mancharon la fiesta.
Luego vino la feria, que tradicionalmente se realiza durante el periodo vacacional de Semana Santa y que en muchos años fue un éxito rotundo. Pero en esta ocasión las cosas cambiaron. Al parecer un pacto sellado entre el alcalde Marcelo Montiel y el Obispo Rutilo Zamora, llevó a la decisión de cambiar las fechas de celebración de la Feria.
El resultado se anunciaba, poca asistencia, poco interés, pocos ingresos. Eso sólo para los organizadores y para quienes arriesgaron su lana para poner negocios en el festejo.
Porque también resultaron perjudicados quienes hacen negocio fuera de la Feria, como los estacionamientos, taxistas y otros más.
¿A qué se deben esas decisiones que afectan un evento de tal magnitud?
Luego llegó el evento cultural estelar de Coatzacoalcos, ese que durante los tres años anteriores puso al puerto en los ojos de todo el mundo, que le dio renombre a las actividades culturales de esta ciudad: El Encuentro Internacional del Mar.
Muchas especulaciones ha habido en torno a este suceso. El sonado fracaso del encuentro marino se adjudica a muchas razones; que si el tesorero no quiso soltar el dinero, que si el alcalde quería opacar la gestión anterior, que si el ex alcalde presionó para que todo saliera mal, que si el gobernador metió las manos para echar a perder el festejo, que si Fidel Herrera tiene maniatado al alcalde, que si Agustín Dany no pudo con el paquete.
El caso es que tronó y hasta se amenazó con llevar el Encuentro del Mar a una sede donde no hay mar.
Este año, falta el cuarto evento cultural masivo que ya tradicionalmente celebra Coatzacoalcos: El Mosaico de Culturas.
Evento que debería tener un significativo avance en su organización, pero al parecer, las autoridades aún no salen del pasmo que les dejó el Encuentro del Mar; por ahí se dice que la encargada de esta organización, Mily Chagra, anda que no sabe ni pa’ donde jalar, que el evento ya perdió el rumbo y que sufrirá el mismo destino que los festejos anteriores.
Lo que si está visto es que a estos eventos los embarraron de política y grilla. Los grupos que se pelean por el poder en Coatzacoalcos no dejan pasar oportunidad de descalificar a sus adversarios y los políticos baratos todo lo que hacen está en función de las próximas elecciones y de hacer “amarres” para seguir en la ubre presupuestal.
Con eso, queda claro que no les interesa el futuro de la ciudad que los mantiene, que no interesa el desarrollo cultural de la ciudadanía y que no les importa echar a perder un importante trozo de Historia de la comunidad con tal de lograr que sus muy personales proyectos se concreten.
Otro claro ejemplo de la politización de los eventos culturales y populares en todo el estado, es que pareciera que son dedicados exclusivamente a venerar la imagen de Fidel Herrera Beltrán, a todo le pusieron por nombre el término “fidelidad”. El carnaval de Minatitlán se llamó “El Carnaval de la fidelidad”, cuando durante mucho tiempo fue una fiesta netamente popular.
Vean los resultados, ya nadie quiere participar para elegir reyes y se ha convertido en una gigantesca cantina.
Así, el futuro del Mosaico de Culturas para este año se ve negro (sin ninguna alusión), pues los organizadores perdieron totalmente el rumbo.
Ya no se podrá distinguir qué es lo que se celebra, si el Mosaico de Cultura, el Encuentro del Mar, la feria o un mitin de apoyo al candidato presidencial.
Si no se definen perfectamente cuáles son los objetivos de cada uno de los eventos, que son cuatro en Coatza, dentro de poco tendremos celebrando festejos populacheros con tintes electorales, sin sustancia alguna, donde los tesoreros soltaran los dineros del pueblo a manos llenas para garantizar sus propios intereses.
Ojalá y me equivoque y que las autoridades sean competentes de verdad, se pongan las pilas y se saquen la espina que les dejó el encuentro del Mar y así podamos gozar de un Mosaico de Culturas rico y generoso para todos los votantes de la región.